Visitante Nro:

Tango en el Subte, dos clásicos porteños que se unen a través del arte. 25/08/2014

Nuestros cantores e íconos del 2x4 tienen su homenaje en las 8 estaciones de la Línea H
(Ciudad de Buenos Aires, 22 de agosto de 2014).- En la Semana del Tango, invitamos a realizar un recorrido visual a lo largo de la Línea H. Sus ocho estaciones están ornamentadas con obras de grandes artistas que se exhiben en accesos, pasillos y andenes en homenaje al tango, sus cantores y letristas.

Cada estación está dedicada a un cantautor, actor o compositor quienes con su aporte supieron llevar el género musical a su apogeo. Así es como la cabecera sur, Hospitales, dedicada a Angel Villoldo, cuenta con obras en tímpano de los muralistas urbanos Leandro Frizzera y Martín Ron, quienes lograron plasmar con gran originalidad la melancolía de Tita Merello y el temple adusto del gran compositor.

En Parque Patricios se desarrolló un homenaje a "Tito" Lusiardo, gran bailarín y actor de numerosas películas como “Tango Bar” y “El día que me quieras” en las que acompañó a Carlos Gardel. En esta estación, se pueden apreciar obras de Marcelo Mortarotti, un importante mural original de Ricardo Carpani en el pórtico y lucarnas intervenidas por muralistas urbanos en el exterior.

Un paseo por la vasta trayectoria del músico Julio De Caro tiene lugar en Caseros, de la mano del gran ilustrador Hermenegildo Sábat. Las obras en tímpano y vestíbulo muestran pasajes de la vida del pianista junto a verdaderos revolucionarios del género como Astor Piazzolla y Eduardo Arolas.

Una maleva y un gaucho mujer despiertan la curiosidad de los visitantes de la estación Inclán. La obra, de Alfredo Sábat, nos transporta a diferentes películas donde actuó y cantó Azucena Maizani, una leyenda milonguera que marcó el camino de los inicios del cine parlante.

El dibujante e ilustrador Oscar Grillo, ornamentó la estación Humberto 1º, donde retrató a Francisco Canaro. En andenes se puede ver a un “Pirincho” joven y adulto y, en vestíbulos, obras como “Canaro en París” muestran su época de éxito en París donde brilló con su orquesta y su quinteto.

Desde el túnel de la estación Venezuela asoma un rostro típico de los años ’40 en recuerdo a “Vida mía”, bello y melodioso tango de la dupla artística formada por los hermanos Osvaldo y Emilio Fresedo. Las obras pertenecen al gran ilustrador Carlos Nine, quien recreó el fantástico mundo de Osvaldo, sus pasiones y su “Orquesta Típica Select”.

En Once, distintos pasajes de la vida del genial Aníbal Troilo se desprenden del pincel de Hermenegildo Sabat, quien dirigió el proyecto de ornamentación de esta estación y expuso obras en vestíbulos, pasillos de combinación y escaleras.

Finalmente, en la estación Corrientes, un gran homenaje a dos grandes del tango: Enrique Santos Discépolo y Carlos Gardel de la mano de dos maestros del filete porteño como Jorge Muscia y Alfredo Martínez.
Subterráneos de Buenos Aires continúa trabajando en la ambientación y ornamentación de estaciones en otras líneas de la red, con el objeto de generar un cambio sustancial a nivel estético y la puesta en valor de la infraestructura y objetos patrimoniales.

Estas acciones contribuyen a mejorar la experiencia de viaje y a acercar distintas expresiones culturales a los usuarios que día a día utilizan este medio de transporte.

Más información en: http://www.buenosaires.gob.ar/subte

Muestra fotográfica de Humberto Rivas en el Centro Cultural Recoleta. 25/08/2014

La muestra se podrá ver hasta el 28 de septiembre, en Junín 1930, de martes a viernes de 13 a 20 y los sábados, domingos y feriados de 11 a 20, con entrada libre y gratuita.
(CABA) “Esta muestra antológica de más de 160 obras -que van de 1967 a 2007- es una deuda que los argentinos teníamos con ese inmenso artista que fue Rivas. Nunca hubo una exhibición igual en Argentina que mostrara tantas obras y tantos períodos”, resumió la curadoraAdriana Lauría.
Rivas (1937-2009) cobró notoriedad por su trabajo en el Instituto Di Tella, donde tenía a su cargo el área de fotografía y en donde retrató a todos los artistas, intelectuales y personalidades de la cultura que por allí desfilaron en los años 60, hasta que en 1976 Rivas se radicó en Barcelona, escapando de la violencia.
La muestra incluye también la proyección de uno de sus cortos, “Unos y otros” (1973): “fue su pasión por el cine lo que llevó a dedicarse a la fotografía”, explicó Lauría, sobre todo su entusiasmo por las películas de Ingmar Bergman, que lo impulsaron a comprarse su primera cámara.
“Uno de las personas que fue captada por su imagen y forma de hacer fotografía fue el catalán Joan Fontcuberta, una de las luminarias internacionales de la fotografía, quien fue además su amigo”, detalló la curadora de la exposición.
En un recorrido por la sala, se pueden ver los retratos, en blanco y negro, de Luis Felipe Noé, de una jovencísima Marcia Schvartz, Rómulo Macció, Juan Carlos Distéfano, de Anatole Saderman, de Jorge Luis Borges, de Jorge Romerto Brest, Federico Klemm y tantos artistas más.
“Además de los retratos, se incluye la obra dedicada a los paisajes urbanos, a interiores, a naturalezas muertas, todas con una fuerte impronta anclada a la historia del arte y de la pintura, un repertorio de imágenes que Humberto tenía en la cabeza y a la que daba mucha importancia”, mencionó Lauría.
En todos sus trabajos tanto escenarios urbanos (Corrientes, Inglaterra, Buenos Aires), como lugares apartados, interiores y objetos, muestra una especial textura lumínica condensada en profusión de matices de grises y negros.
Los espacios, ya sea exteriores o puertas adentro, aparecen depurados de todo dato anecdótico y no cuentan con presencia humana alguna.
Rivas entendía el retrato como una pugna entre el fotógrafo y el modelo, en la que el artista debe captar su personalidad interior, venciendo por medios técnicos y expresivos, la imagen convencional del retratado.
Rivas “sabe mostrar la diferente genealogía de las huellas, si en esos escenarios abandonados se trata del recuerdo del amor o la violencia o simplemente de la indiferencia y el abandono”, escribió alguna vez la filósofa Nelly Schnaith en un texto titulado “La luz en la sombra“.
La casi totalidad de las obras que integran la muestra son propiedad de la Colección del Archivo Humberto Rivas de Barcelona, legado familiar del artista.
Muy reconocido en España, “Rivas era consagrado en los círculos de fotógrafos argentinos, un núcleo que sigue siendo de entendidos. La idea de esta muestra es que la obra se encuentre con el gran público de su ciudad”, concluyó la curadora.
Esta antológica es uno de los platos principales del Festival de la Luz, que en su 25 aniversario alberga 178 exhibiciones en 45 ciudades del territorio, cuya sede central es el Centro Cultural Recoleta, tal como puntualizó Elda Harrington, la directora del festival, durante la inauguración para la prensa.
La exposición de Humberto Rivas cuenta con el apoyo de la Embajada de España, el Gobierno de España y la Fundación Ramón Llul de Barcelona, y se podrá visitar hasta el 28 de septiembre, en Junín 1930, de martes a viernes de 13 a 20 y los sábados, domingos y feriados de 11 a 20, con entrada libre y gratuita

LUGANO. Desde la vicejefatura de Macri, aseguraron que la mayoría de las familias están reubicadas. 25/08/2014

María Eugenia Vidal aseguró que la mayoría de las familias desalojadas están reubicadas. La vicejefa de gobierno afirmó que “la mayoría se ubicó por sus propios medios en otras villas o en refugios habilitados del gobierno porteño”
La vicejefa del gobierno de Macri aseguró hoy que la mayoría de las familias desalojadas ayer en Villa Lugano aceptó la propuesta habitacional que le hizo la Ciudad y reiteró que detrás de la toma del predio hubo “una mafia organizada que se aprovechó de la necesidad de muchísima gente vendiéndole terrenos contaminados”.
Un día después de que la Policía Metropolitana, junto con la Gendarmería Nacional y la Policía, desalojó a unas 700 familias que habitaban el predio lindero a la Villa 20 que fue ocupado en febrero, Vidal dijo que “fue una toma organizada por un grupo minúsculo” que “hizo un negocio con la necesidad de la gente”.
“Lo que genera más bronca es el aprovechamiento político y el aprovechamiento económico de los que menos tienen”, sentenció la funcionaria en conversación con radio Mitre, quien además consideró que la “innacción judicial” permitió la continuidad del conflicto.
Ayer, más de 2000 efectivos de tres fuerzas de seguridad irrumpieron en el asentamiento ilegal Papa Francisco para desalojarlo. La usurpación de los terrenos donde se levantó Papa Francisco comenzó en febrero. Cinco punteros -todos procesados, pero en libertad- ofrecieron terrenos en venta.
En junio pasado, un censo determinó que en Papa Francisco vivían unas 700 familias. Sin embargo, los números extraoficiales que manejaban ayer fuentes del Gobierno indicaban que fueron unas 500 las personas desalojadas.
Vidal también se quejó hoy porque la Justicia no avanzó en una denuncia que realizó el gobierno porteño sobre cinco personas que le habrían vendido tierras a las familias que habitaban el predio.
“Ésta fue una toma organizada por un grupo minúsculo de personas que vendieron lotes de un terreno contaminado con plomo, que era inhabitable. Hicieron un negocio y a eso se sumó la inacción judicial, que permitió que durante meses se consolidara un lugar en el que además se asentaron delincuentes”, sentenció.
Sobre la situación en la que quedaron las familias desalojadas, Vidal afirmó que “la mayoría se reubicó por sus propios medios en Buenos Aires, en otras villas de la Ciudad o en refugios habilitados por el gobierno porteño”.
En tanto, precisó que cuarenta personas se quedaron acampando en las inmediaciones del barrio porque no aceptaron ninguna de las alternativas dispuestas por la Ciudad, pero remarcó que “la gran mayoría aceptó la propuesta que el gobierno le hizo”..

Reconoció haber orquestado la toma de Lugano, pero ahora dice que es inocente. 25/08/2014

Marcelo Chancalay, un referente de la Villa 20, estuvo preso por la ocupación; trabajó para PRO, UNEN y tuvo lazos con el kirchnerismo
Admitió los cargos. Aseguró haber sido uno de los responsables de orquestar la toma del predio de Villa Lugano hoy conocido como "Papa Francisco". Haber utilizado su influencia en la Villa 20, donde fue puntero político durante años, y fomentar que se instalaran unas 500 familias sobre el contaminado suelo de la avenida Fernández de la Cruz y Pola. Sin embargo, luego negó todo.
Marcelo Chancalay es uno de los principales acusados por la toma que comenzó en febrero al sur de la Ciudad y que en los últimos días, tras el asesinato de Melina López, derivó en un desalojo y varias detenciones. Desde 1984 y hasta hace algunos meses trabajó en el gobierno de la ciudad. Tuvo lazos con el kirchnerismo, a través de una empresa ligada a la Fundación Sueños Compartidos y el año pasado se sumó inesperadamente a UNEN para las elecciones primarias.
En mayo último, Chancalay fue detenido por orden de la jueza Gabriela López Iñíguez. Estuvo casi dos meses preso y para lograr su excarcelación se declaró culpable, explicó a LA NACION su abogado. Hubo un principio de juicio abreviado en el cual Chancalay iba condenado a ocho meses tras las rejas, pero una vez en libertad la estrategia cambió y ahora el acusado vuelve a insistir con su inocencia. Por estos días se encamina al juicio oral, junto con el resto de los procesados en la causa.
LA PALABRA DE CHANCALAY
"A mí me detuvieron injustamente. Me ensuciaron en una causa en la que no tuve nada que ver", aseguró esta mañana Chancalay . El hombre, que hace 20 años integraba la administración pública porteña, fue sumariado a mediados de año. "Nosotros lo echamos, lo cesanteamos", aseguró esta mañana la vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal", en diálogo con Radio Mitre. Desde que se inició esta causa tiene una orden para no acercarse al predio tomado. "Vivo en la Villa, a 100 metros. ¿Cómo pretenden que haga?", se pregunta.
Los fiscales porteños que intervienen en la investigación de la ocupación aseguran tener pruebas de que Chancalay formó parte de una organización que fomentó la toma para luego comercializar los "lotes" por cifras que iban de 8000 a 25.000 pesos.
"Lo único que hice siempre fue trabajar para la gente de la villa. Y eso, en vez de favorecerme, me perjudicó", se defiende hoy el hombre, mandamás de la Villa 20 hasta 2011, cuando perdió su puesto en una de las elecciones barriales.
En 2013, y en un intento por volver a ganar poder, aceptó un ofrecimiento de UNEN durante las elecciones primarias. "Apoyé a unos compañeros de UNEN el año pasado", admite, sin querer dar nombres quienes fueron sus aliados dentro del partido. "En principio era a cambio de nada, pero había una posibilidad de consensuar algo políticamente", reconoce.
UNA EMPRESA LIGADA AL GOBIERNO
Más allá de su vínculo con Pro y con UNEN, los fiscales que intervienen en la causa demostraron que Chancalay era dueño de la empresa Mach SRL (Marcelo Antonio Chancalay), creada en 2009 para la construcción de obra pública. Según publicó LA NACION en mayo de este año, dicha firma habría realizado contrataciones con el Estado por valores por encima de los 500.000 pesos. Algunas de esas contrataciones habían sido a través de Sueños Compartidos, organización en la que trabajaba Marcelo Alejandro Chancalay, hijo del hoy imputado.
"Esa empresa nunca llegó a funcionar. La intención fue tener una empesa en su momento, pero era demasiada burocracia y nunca pude hacer ningún tipo de trabajo. Mantener una pequeña Pyme a ese nivel es difícil. Sólo tuve pérdidas", se defendió hoy Chancalay. La Fiscalía General aseguró que su firma realizó contrataciones con el Estado por más de 500.000 pesos

ULTIMA ACTUALIZACIÓN: 25/08/2014

Más noticias "Locas"

 

 

© A100.COM.AR - Todos los derechos reservados. Resolucion optimizada: 1024x768 - 2011